Trueque? Si usas algo de nuestra web recompensanoslo con un click aquí.

Volver página principalvolver

RÁNKING TOP DEL CHISTE DE LA SEMANA
Chistes votados por los visitantes de la web, las cuales manifestaron que GUSTÓ

CHISTE DE LA SEMANA...

Las suegras tienen todo lo que un hombre desea:
bigotes, músculos y voz gruesa.

Pepito que te enseño hoy la maestra?
Nada mamá, hoy llevaba pantalones

Va un tío corriendo por el desierto por que le seguía un león y como no puede más se para y se pone a rezar de rodillas.
- Por favor Señor convierte ha este león en cristiano:
Entonces el león se para delante del y dice:
- Señor bendice estos alimentos que voy a tomar

- María, el médico me ha dicho que tengo 24 horas de vida. Dime la verdad. ¿Me has engañado alguna vez?
- ¿Y si no te mueres?

Mama, mama, te tengo dos noticias, una buena y otra mala.
- A ver hijo, dime primero la buena.
- Pues que he dejado la droga.
- Hay que bien hijo, muchas felicidades, y la mala?
- Que no se donde.

La programación, la profesión más antigua 
Un médico, un ingeniero y un programador están charlando sobre cuál de sus profesiones es la más antigua. Empieza el médico:
-Bueno. La Biblia dice que Dios creó a Eva de una costilla de Adán. Esto obviamente requiere cirugía, y por lo tanto la medicina es la profesión más antigua.
El ingeniero replica:
-Es cierto, pero antes de eso La Biblia dice que Dios separó el orden del caos, y esa fue obviamente una obra de ingeniería.
El programador se echa para atrás en la silla y dice, sonriendo tranquilamente porque sabe que ha ganado la mano:
-Sí, pero... ¿cómo creen que Dios creó el caos?

Esto es un vasco de pueblo de toda la vida que se va por primera vez a la ciudad y claro, como que no tiene medio de transporte propio tiene que coger un autobús.
A esto que sube y observa como la mayoría de la gente coge una barra que hay pegada en el techo y dice:
-Anda la ostia tanto y no podéis.
Estirando la barra y arrancándola del techo.

Ya podemos casarnos, Maria. ¿Te bastara con las noventa mil que gano?
Si, claro, pero ¿de qué viviras tu?